Corriendo calle arriba 

No hay luz que ilumine una mirada, si los ojos no están abiertos. Ni viento que mueva las hojas de un árbol si éste tiene sus ramas desnudas.

Sé luz, sé viento:
Claridad, movimiento…

La tristeza lo absorberá todo, hasta que los trazos del pensamiento la dejen en los caminos que recorrimos. Y ahí quedará:

La tristeza desnuda y abandonada.
Los remos en el agua, las alas abiertas, dispuestas.

Los latidos de un corazón que seguirán resonando, mientras quede un sólo sueño, una sola esperanza a la que podamos aferrarnos.

La mirada viva:
Los ojos llenos de sueños.
Siempre abiertos, corriendo calle arriba sin parar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s