Delirios de grandeza

Me abrigo bien
(soy muy prudente).
El viento frío cerró la ventana
(la que daba al mar).
Tiró de la puerta, la dejó abierta
(fui un inocente).
El instinto escapó por ella
(sí, él fue muy listo).
Obedezco a mi conciencia
(por favor, enmudece).
Este es mi equipaje de
momentos polvorientos
(que alguien se lo lleve)…
Mi curiosidad sube al universo,
pero mis ojos se van al suelo
(así esquivo la mierda de los perros).
Mis sueños caminan conmigo,
enteros, rotos o esparcidos,
porque de ilusión también se vive
(o eso es lo que dicen)…
Cuando llega la noche, unos rezan,
otros duermen. Otros sueñan
(hay quien muere)…
Un rayo de luz que se cuela,
entre tanta oscuridad
(muy poderoso el instinto).
Mis vecinos me saludan,
hasta que cruzo la puerta
(nadie sabe lo que pienso).
Un paso va detrás de otro,
pero ninguno resuena
(ni siquiera los tropiezos)…
Invento palabras inconexas,
frases engreídas.
Un papel en blanco
que recoge mis deseos:
Retales de realidad
(delirios de grandeza).
Donde la vida se analiza,
se procesa, se resuelve
(y después se queda igual)…
Todo cae por su propio peso,
los años vividos también:
El tiempo impondrá su final
(ya lo sé, no hay más remedio)…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s