Frío susurro

Todavía no entiendo como pudo acorralarme si estábamos en mitad de la nada. Tal vez, aunque mis zancadas eran tan largas como quise imaginar, él era tan poderoso como fue capaz de pensar.
Sólo recuerdo el frío como un susurro vivo, adueñándose de mi alma y haciéndola suya como un parásito invisible de brazos largos. Aún hoy seguimos trenzados en una dualidad andante y pensante, abocados el uno al otro y a una realidad de la que jamás podremos escapar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s