Mi fría fantasía 

En algún lugar existe y escapa. A veces me habla, otras se calla.
A menudo llueve sobre ella:
sangre con lluvia, trenzada.

La oigo hurgar en mis sueños todas las noches. Con ellos llena sus alas y espera que no sospeche que prepara su largo viaje. Son las últimas noches antes de que me haya dejado sin sueños que mostrar en la mirada y vuele hacia el sur, en busca de un alma pura de la que enamorarse de nuevo.

Orgullosa y altiva,
marchará sin despedirse.
Mi fantasía.
Mi fría fantasía,
antes de rendirse.

Cuando se marche me quedaré mirando al sur, de espaldas al mundo, por la ventana que cuidadosamente cerró.
Y contaré las lágrimas que dejó en mi almohada, igual que un soñador cuenta las estrellas o un mentiroso cuenta sus mentiras.

Le deseo buen viaje.
Que sus heridas negras se conviertan en cicatrices blancas.
Y encuentre pronto otro soñador al que entregarle mis sueños, aquellos que guardé durante años, para que el día en que ella decidiera marcharse no lo hiciera con las alas vacías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s