El espejo

Hay un espejo en alguna parte
que solo a mí me pertenece.
Y no es de cristal, es de agua.
Es de lluvia.
Si te pones delante me verás sonreír.
Si te pones detrás me verás volar.
O caer.
El espejo brilla como el sol, pero
es tu luz la que quizá se refleja.
Tu sonrisa la que muestra.
Tu vuelo el que proyecta.
Hay un espejo en algún lugar,
con una grieta que lo cruza.
Camino por ella, despacio,
como un sonámbulo por su cornisa.
Contemplo su imagen,
que en realidad es la mía
con los trazos desdibujados,
invertidos, inversos.
Hay un espejo de penumbras
que siempre será mío.
Agrietado.
Convexo.
En el que me hago pequeño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s