Reírnos del mundo

Nuestra conciencia blanca será la luz brillante del mundo.
Seremos capaces de distinguir lo posible de lo que no lo es.
Aprovecharemos la brisa fresca como viento a favor.
Volaremos incluso, con alas de cartón.
Aprenderemos a gritar aunque no nos quede voz.
Con sal en los labios.
Con arena en los bolsillos y en los pies desnudos.
Soñaremos para saber lo que queremos. Y lloraremos si es necesario, porque el viento en el rostro se llevará nuestras lágrimas.
Inventaremos palabras para reírnos del mundo.
Tendrás el sol y la luna como referencia, el mar y las olas como tu parcela y las rosas de tu puerta como versos de amor que latirán sólo para ti.
Un paso irá siempre detrás de otro y antes que el siguiente.
Te ofrezco mis ojos para que en ellos te reflejes.
Mi memoria para que recuerdes.
Y quizá volveremos a llenarnos el alma de heridas. Pero serán heridas nuevas, porque las viejas heridas, esas habrán cicatrizado.
Mientras el futuro siga alimentándose de sueños sabremos que éstos todavía no han envejecido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s