La lluvia fría

Y mientras tanto, en algún lugar, allí donde el silencio se condensa y cae como lluvia fría y triste, mis latidos ausentes dan cobijo a una mirada apagada.

Doy vueltas en círculo y no voy a ningún lugar. Miro al suelo, sigo mis pasos sobre la tierra mojada. Mis huellas son cada vez más profundas…

Pero a veces miro al cielo, de donde viene la lluvia e imagino que mucho más lejos y mucho más arriba, allí donde la luz se gestó, viajo para entregar toda mi tristeza, a cambio de una gota blanca y luminosa, que pueda volver a iluminar mi alma.

Ojalá…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s