El color de mi vida

El color de mi vida está en las aceras cubiertas por mis pasos y el cortejo de recuerdos que va detrás.

La noche desgarrada contempla cómo me desangro inútilmente.

Huyo de mi propia vida ya descolorida, donde las ventanas abiertas a la brisa de primavera se cerraron.

El invierno congela las cenizas de la conciencia. Remolinos de viento caracolean con ellas. Y esparcidas las dejan, en cualquier rincón. Ensangrentadas, envenenadas, las recojo con mis propias manos.

Y sigo caminando, desangrado, acompañado del sonido de mis propios pasos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s