La luz del Otoño

La luz dorada del otoño sobre tu piel dejaba tu nombre en perspectiva.
Era tu voz la que sonaba y yo el que soñaba, los dos nos miramos sólo a los ojos, siempre a los ojos…
No hay nada malo en que mi alma prisionera quede rezagada y sea engullida por la sombra en la que pusimos el hueco de nuestras vidas; si mis pasos dibujan un círculo cerrado que no se abrirá, nunca sabremos dónde lo empiezas tú ni por qué lo acabo yo.
Mientras, seguimos unidos por la luz del pensamiento… Y la de aquella tarde, en la que el otoño dorado se plasmó y se quedó (para siempre) en tu piel, y tú en mi cabeza (dando mil vueltas), y yo en tu pasado (para ser olvidado)…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s