La vida por mis venas

No sólo por las noches
encuentro oscuridad.

De un remolino de viento
salen siempre mis palabras.

Mis manos temblorosas
escriben tu nombre
en cuanto pueden.

El agua de la lluvia
que cayó en el Otoño
se congeló en el infierno.

Los cuervos de mi cabeza
aletean como mariposas.
A veces enloquecen.

El hotel en el que duermo
tiene una puerta al cielo.
y diez ventanas al Invierno.

El mundo gira,
cada vez más deprisa.
Y no sé dónde estoy
ni por qué me bajé de él.

Cubro mis ojos todos los
días, con otras miradas.
Y mi rostro con otras sonrisas.
A veces con la primera que encuentro.

Sé que duele… es la vida
corriendo por mis venas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s