Mis manos (de Otoño)

Esas noches contagiosas que me vigilan hasta que caigo dormido (y también durante el día).
Esos días de Invierno de esa vida de Otoño, fugaz, que se escapa entre mis manos frías (también de Otoño).

Ya veremos a dónde marcharé cuando decidas quedarte, mientras, ensayaremos el sonido del agua que cae, la que emborrona los recuerdos gratos (y los más dolorosos).

Te presto el silencio que queda tras mis pasos largos, los que huyen de todo (de ti también) haciendo ese viaje que nunca acabaré porque todavía no he partido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s