La nada errante

Como una cuchilla cortando el aire, que corta también cualquier cosa si osas ponerla en su trayectoria.
Ella me espera en la estación y me acompaña, aunque el tiempo detenido marche en otra dirección.
Se mezcló con mi pasado y con mi futuro, como leche y café, como un poema trenzado con nostalgia.
La nada errante, trenzada también en mi voz y mi garganta, en mis horas y mis días… en los sonidos de mi guitarra y en mis manos frías.

Viajera, dormilona.
Relajada, lacerante.
Cotidiana…
Inacabable…
Que no entiende de nostalgias ni escucha tus palabras.
Sólo es. Siempre está. Conmigo… y volviéndose todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s