Rasgado

Las palabras más sinceras dejan surcos en el papel, como las cuchillas sobre el hielo.
Ayer, el tiempo entre cristales rotos no avanzaba para no sangrar pero hoy, busco las cicatrices que el silencio dejó en la memoria.
Sangre y tinta se deslizan por las grietas largas de los ventanales, tras los cuales escondí la noche arrancada del día y seccionado, el odio del amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s